Lenguage

CERRADO.

Este sitio ha sido clausurado por tiempo indefinido. Sin embargo, el material y lo demás aquí expuesto quedan a total disposición y abierto al público. Puedes visitar los siguientes links, para seguir en contacto conmigo o tener información sobre mis demás proyectos y/o publicaciones:

Última actualización: 17/Noviembre/2012

Por su atención.
¡Gracias!
Katmeowpower

8 mar. 2015

Día Internacional de La Mujer

Es Día de La Mujer y aprovechando eso, les contaré una anécdota para mostrar un poquito de lo que opino acerca de pertenecer al "sexo débil":

Hace un tiempo conocí a un hombre que marcó un punto importante en mi vida, no tanto por sus buenas acciones, sino porque abusó de mi. 

Su maltrato fue tan abrumador que incluso llegué a considerar el suicidio (o el homicidio, en su defecto), no por su abandono o porque jamás sintió lo mismo que yo, sino por lo miserable y patética que me hizo sentir conmigo misma, dando lo mejor de mi a alguien que sabía no valía la pena. 

Lo peor fue que la última vez que lo vi, al darse cuenta que ya no había nada más que pudiera exprimirme, me pidió perdón... Y yo decidí otorgárselo; a pesar de que su excusa de siempre fue que yo sabía cómo funcionaban las cosas y debía entenderlo. Que si dejé que me hiciera tanto daño fue porque yo se lo permití. 

Por mucho tiempo he estado de acuerdo con esa declaración, es más, creo que quien lea esto concluirá de la misma forma, ya sea porque se les hace fácil juzgarte, o porque simplemente no te conocen, o porque igual que él piensan que una sola es la que se busca eso, que una quiere sufrir como sí fuera la protagonista de una vulgar telenovela (ejem... Televisa... TvAzteca...), que a una le gusta llorar, hacer dramas, gritar, "volverse loca", o por el contrario, que a una le gusta callar, ser sumisa, manipulable y dejarse insultar incluso por su mismo género. Lo que nadie entiende es que va más allá de ser "un gusto", sí realmente lo fuera jamás te sentirías tremendamente culpable al dejarte llevar por sentimentalismos.
 
Y así es cómo yo me sentí: tan avergonzada por tener un poco de corazón. No eres una tonta, simplemente te enamoras.
Pero las circunstancias te hacen actuar como una completa estúpida.

Y es en días como hoy, que a veces miro al cielo y pregunto:
<<Dios, sí me ibas a dar tanta inteligencia y todas estas virtudes para ser exitosa... ¿Por qué me hiciste mujer?>>
 
Porque seamos sinceros, esta historia no existiría si en vez de "ella", fuera "él".

 

Seguidores